“Se prueba y abre los ojos para ver. La tela cae como un tronco liviano y flexible en líneas verticales que al fin reposan. Si el aire interviene, desata lentamente la posición y las curvas se vuelven aún más delicadas en el movimiento. Mira con más detalle. Lo teñido y lo virgen se distinguen en límites imprevisibles entre un color y otro. Se prepara para tocar. Las manos confirman la suavidad en una caricia a la naturaleza que se vuelve mutua. Recorre la tela hacia los extremos. Allí los pliegues parecen flores dormidas. Encuentra su potencial al retorcerla y enroscarla en el cabello, donde rápidamente se adapta a una nueva comodidad. Disfruta esos instantes de sensaciones y colores, que son también únicos. Inmersa en un mundo de seda, elige una chalina que, como herencia lejana, siente tan propia y tan natural”.  “Akiko – La  dama del abanico de seda”

 

Chalina en seda natural pongée 5 mm de espesor

Totalmente teñida, pintada a mano.

Medida 70 x 200 cm

Pieza única

Chalina azul - seda natural

$8.000
Envío gratis
Chalina azul - seda natural $8.000

 “Se prueba y abre los ojos para ver. La tela cae como un tronco liviano y flexible en líneas verticales que al fin reposan. Si el aire interviene, desata lentamente la posición y las curvas se vuelven aún más delicadas en el movimiento. Mira con más detalle. Lo teñido y lo virgen se distinguen en límites imprevisibles entre un color y otro. Se prepara para tocar. Las manos confirman la suavidad en una caricia a la naturaleza que se vuelve mutua. Recorre la tela hacia los extremos. Allí los pliegues parecen flores dormidas. Encuentra su potencial al retorcerla y enroscarla en el cabello, donde rápidamente se adapta a una nueva comodidad. Disfruta esos instantes de sensaciones y colores, que son también únicos. Inmersa en un mundo de seda, elige una chalina que, como herencia lejana, siente tan propia y tan natural”.  “Akiko – La  dama del abanico de seda”

 

Chalina en seda natural pongée 5 mm de espesor

Totalmente teñida, pintada a mano.

Medida 70 x 200 cm

Pieza única